lunes, 17 de noviembre de 2014

Porque mi barco no es un submarino, de tanto bajar precios naufragué.

Durante estos meses inactivos en esta mi ventana, he podido participar en diferentes debates que se centraban en un problema delicado y sensible para aquellos que participaban; el precio de los servicios.

Es muy complicado argumentar en pocas líneas y sin ofender a nadie el porqué estoy radicalmente en contra de una política generalizada de precios low cost en el sector de la peluquería y la barbería.
Las palabras suelen ser tergiversadas y utilizadas para esgrimir opiniones que se encuentran alejadas de mis creencias y finalmente me llevan a no participar en forums donde siento que mi inversión de tiempo y energía no es correctamente valorada.

Por otra parte, estos comentarios y opiniones, me han motivado a volver a escribir así que me siento muy agradecida a aquellas personas que encienden mi chispa sin ni siquiera ser conscientes de ello.

Desde ya mis disculpas a aquellos lectores que se sientan ofendidos por mis opiniones. Siempre escribo desde una postura constructiva y con la profunda intención de aportar mi experiencia y conocimientos en pro de una mejora de nuestro sector, empezando por aquellos que dedican su tiempo a leer mi blog. Es la razón fundamental del respeto que intento infundir en mis palabras pero que  debido a la delicadeza del tema en cuestión sé que alguien se ofenderá con ellas. No es mi intención ofender, si lo es hacer reflexionar y evocar un posible cambio que está en manos de todos y cada uno de los profesionales que conformamos el sector.

La guerra de precios que estamos protagonizando tiene muchas ramificaciones de las que podría escribir no un post, sino un libro de 100 páginas, así que seré lo más concisa posible.

Cuando una persona decide abrir las puertas de una peluquería/ barbería debería hacerlo habiendo hecho los deberes previamente, pero la realidad actual es que un porcentaje muy alto no ha hecho un plan de empresa previo, no sabe lo que es un estudio de mercado y mucho menos tiene claras las estrategias comerciales que realizará a corto y medio plazo.

Es difícil mejorar un sector que no es consciente de que forma parte de un entramado empresarial, ya que mucha de las decisiones que se han de tomar deben partir del conocimiento de herramientas tácticas que se alejan de esa pequeña parte que es el “pricing”.

Nuestra carta de servicios debe ser plenamente estudiada.

¿Qué clientes quiero captar?

1) Busco un cliente de alto poder adquisitivo que valore el servicio y la calidad por encima del precio.

2) Busco satisfacer las necesidades de un cliente que no dispone de un gran capital por lo que no va a valorar mis servicios, simplemente busca un precio económico.

3) Busco un cliente de clase media que pueda permitirse servicios de mayor calidad pero busque una buena relación calidad/precio.

Estos tres supuestos plantean 3 negocios diametralmente opuestos.

En el primer caso la ubicación del local, la decoración, el mobiliario y el personal han de estar enfocados a un cliente que aprecia cada detalle. Un cliente exigente que no entrará por la puerta de cualquier establecimiento. Los costes de abrir y mantener un negocio de estas características no permiten una política low cost.

En el segundo caso los gastos han de reducirse notablemente para obtener beneficios a final de mes. El equilibrio entre gastos y beneficios ha de estar meticulosamente estudiado ya que un error de cálculo puede llevarnos al cierre del negocio. Sin embargo una buena gestión de recursos nos lleva al éxito profesional.

El tercer caso es quizás el más difícil de gestionar ya que tiene que estudiar atentamente el posicionamiento de su marca, el producto que ofrece y la calidad del servicio que su cliente recibe. Aquí necesitamos estrategias de branding , conocimientos de marketing y una filosofía clara de la que tus clientes se puedan enamorar.

¿En que supuesto estás tu? ¿En que supuesto te situarían tus clientes?
Comprueba mediante encuestas si concuerda tu percepción del negocio con la percepción que tienen tus clientes. Te puedes llevar sorpresas si realizas este ejercicio.

La percepción de caro y barato está integrada en nuestro subconsciente y nos anticipa a preparar el dinero que vamos a pagar.

Una cerveza es un producto que podemos encontrar fácilmente pero que sabemos que en un supermercado pagaremos unos céntimos, en la barra de un bar un poco más de un euro, en la terraza de ese bar un poco más de ese poco más de un euro y en un pub ya preparamos 3 euros que subirán a 7 si vamos a una discoteca de moda.
Si nos cobraran el mismo precio en la discoteca que lo que cuesta en el supermercado frunciríamos el ceño y pensaríamos que ahí hay gato encerrado y buscaríamos la cámara oculta. Es un producto que no cambia en absoluto sus características y en el que no dudamos sus diferencias de coste e incluso podemos entenderlas y justificarlas.

Otro debate sería el de si es ético. Pero para ese debate no me siento preparada aún.

Un corte de cabello, una aplicación de color, un simple lavado de cabeza, son servicios que tienen costes significativamente diferentes, como he podido explicar en los 3 supuestos,  y por los cuales hay clientes dispuestos a recorrer kilómetros o pagar sumas estratosféricas buscando un salón específico o un estilista hipervalorado.

Por ello cuando fijamos nuestros precios no debemos preocuparnos tanto por aquellos que tenemos a nuestro alrededor, debemos hacer un ejercicio de estudio interno, debemos marcarnos metas y tener claros nuestros objetivos, porque la continuidad en nuestro negocio obteniendo beneficios depende de ello.

Recurrir a la bajada de precios de los servicios, a vivir permanentemente en oferta es la salida fácil, desesperada y más desatinada que un empresario puede realizar, ya que sin un estudio previo no seremos conscientes de las consecuencias a corto y medio plazo que ellas tendrán.

En esta guerra el único que gana por ahora es el consumidor, las empresas que hacen bien sus deberes y las víctimas son todos aquellos salones que han cerrado y cerrarán en los próximos años justificando su derrota en la crisis y la subida del IVA.

¿Quieres probar algo diferente?

Sube los precios. No me he vuelto loca. 

Sube los precios de manera inteligente, habiendo estudiado un poco como llegar a ello. Quizás debas cambiar la estética de tu local, haciendo una pequeña inversión se consiguen milagros, quizás debas subir el sueldo de tus empleados para aumentar su motivación, quizás recurrir a formación y al perfeccionamiento del equipo, quizás prescindir de servicios y ser más especialistas pero los mejores en vuestra especialidad.

Quizás, solo quizás puedas encontrar que tu empresa vuelva a flote, en pocos meses produzca más beneficios y el valor que perciben de ti tus clientes haya aumentado exponencialmente.


Iniciativas como Qhair, ejemplos como el de Felicitas, como Alvaro the Barber, nos enseñan que otro camino es posible y en tu mano está el futuro de que tu sueño acabe floreciendo o naufragando.



domingo, 21 de septiembre de 2014

Lo sentimos; no hay sitio para todos

Puede que tener un título de peluquería acredite que has aprobado unas asignaturas y estás capacitado para desarrollar técnicamente un trabajo. Puede que estudiar dos años en un instituto, si has tenido buena suerte, te haya aportado mucha información y algo de práctica. Puede que tus años como aprendiz hayan sido intensos y llenos de experiencias, pero nada asegura que cuando abras la persiana de tu nuevo salón todo vaya a salir bien.

Si tu motivación para dar el gran paso de empleado a empresario ha sido la necesidad de huir de tus jefes, lamento decir que en unos años posiblemente cierres tu empresa con una gran deuda a tus espaldas.

El sector de la belleza de este país tiene problemas, múltiples problemas estructurales que destapan la poca calificación en muchos sentidos de muchos de los profesionales que en el trabajan.

La falta de humildad del que empieza, mezclada con la prepotencia y el abuso de poder del empleador han llevado a un estado crítico a los salones de este país, y es que lo sentimos pero no hay sitio para todos.

Que cada peluquero abra su propio salón; no es una solución.

Que cada salón contrate gente poco cualificada; tampoco.

Siento decirte que aunque seas buen peluquero, tus clientes te adoren y sientas que puedes con todo, eso no significa que sepas llevar un negocio.

Si estás leyendo estas líneas y no llevas el "emprendimiento" en tus venas quiero que reflexiones algunos puntos.

-¿Cuál es la verdadera motivación que te lleva a querer montar tu salón?
Si llevas años queriendo tener tu propio negocio porque tienes algo fresco que aportar, has detectado necesidades que no están cubiertas en tu zona o tras un estudio de mercado has encontrado el sitio perfecto para llevar a la realidad tu sueño; ADELANTE!!!

-¿Estás dispuesto a sacrificar tus vacaciones por tu negocio?
Si no te importa sacrificar días de vacaciones, si eres consciente de que el calendario laboral ya no significará nada para ti porque en tus días libres vas a seguir teniendo trabajo administrativo o simplemente pensando en nuevas estrategias comerciales, ADELANTE!!!

-¿Te gusta terminar de trabajar a una hora fija y disfrutar de tu tiempo personal?
Esta tiene trampa, porque cuando tienes tu propia empresa tu familia y amigos tirarán de ti para que te despegues de tu trabajo porque siempre hay algo que hacer! Sin horarios fijos, te costará discernir tu tiempo personal y libre del tiempo que le dedicas a la empresa porque cuando te apasiona ya no vuelves a trabajar nunca más!

-¿Necesitas una estabilidad económica?
Parte fundamental del proyecto, si necesitas una estabilidad económica no dejes de ser empleado, ya que eso como empresario es casi un sueño! Siempre hay imprevistos, épocas de bonanzas y vacas flacas por doquier. Si no tienes miedo a no cobrar exactamente lo mismo cada mes, si no te asusta no tener un mínimo fijo mensual, entonces; ADELANTE!!!

-¿Tienes nociones de marketing? ¿contabilidad? ¿gestión de recursos humanos?
Si a todo lo demás te he respondido con un adelante y en esta te pillo pez… no te preocupes! Será el menor de tus males! Pero no te descuides e intenta aprender al máximo ya que cuanta más formación en este sentido más cantidad de herramientas vas a tener a tu disposición para enfrentarte a una realidad difícil.

Como ves hay mucho más detrás de la buena gestión de un negocio. Solo he querido dar unas pinceladas al respecto. Cuando no hay conocimiento empresarial el recurso más fácil es competir por precio y así vemos como se regala nuestro trabajo. Personas que no saben enfrentarse de otra manera a un problema, excusándose en factores tan lejanos a la realidad como sus propios conocimientos de ella.

Me duele ver el cierre de un salón, pero cuando eso ocurre me pregunto por el error de la persona que lideró el proyecto. Me pregunto si como otros tantos se lanzó a la aventura sin la preparación necesaria y si también lo hizo tras la frustración de haber topado, una y otra vez,  con terribles dueños de establecimientos que simplemente querían aprovecharse de su talento.

Por ello y más que nunca te animo a que busques un buen salón antes de abrir el tuyo propio. No caigas en las manos de explotadores que lo que harán es enterrarte en los infiernos de este sector tan hermoso.

Piensa en ti como estilista, en los productos y servicios que te gustan, los estilos que prefieres, los conceptos que son más afines a ti y busca en tu ciudad o alrededores, porque vale la pena viajar media hora cada día a otro pueblo con tal de trabajar en el salón apropiado.

No te dejes llevar por la desesperación del que necesita trabajar, y guíate por la pasión que mueve tus entrañas.

No te devalúes, inténtalo al menos.

No hay salón demasiado bueno para ti. Si así lo sientes solo necesitas más horas de práctica y esfuerzo. Visita ese salón que tanto te gusta. Preséntate con la mejor de tus sonrisas, pregunta si puedes pasar unas horas viendo cómo trabajan.

Incluso si no necesitan a nadie, invierte parte de tu tiempo en estar en ese salón que tanto te gusta.
Si trabajas duro podrás conseguir cualquier meta que te propongas.

Si buscas una vía de escape… solo encontrarás piedras en tu camino que te harán tropezar y aborrecer tu profesión.

De jefes, de los malos y de los buenos, hablaremos en otra ocasión. Pero por el momento, reflexiona sobre el momento que vives a nivel profesional, revisa tus metas. No se necesitan más peluquerías baratas, se necesita más calidad y más trabajo duro para volver a prestigiar una profesión. ¿En qué lado de la balanza estás tú?

A seguir creando y compartiendo!!

Un abrazo compañeros!


jueves, 18 de septiembre de 2014

Lo que aprendí de Alemania

Hace 5 años hice mi primera y única visita a Alemania, fue breve, solo una parada para comer en Munich y estirar las piernas en el medio de un larguísimo viaje de carretera alrededor de Europa.

Mi experiencia no fue buena, me timaron en una panadería, no encontraba ningún menú con la traducción en inglés, nadie hacía el esfuerzo de intentar comunicarse conmigo, sentía que si no hablaba alemán era mi problema y me agobié bastante.

Me fui del país con mal sabor de boca y por supuesto cada vez que, tras ese viaje,  salía el tema de Alemania, no tardaba ni dos minutos en hablar pestes sobre el país y sus gentes, engordando la lista de topicazos del país.

Cuando me dijeron en New York Barbershop que Pantofola d’Oro nos había contratado para ir de gira, creando "happenings" en sus stands de los más lujosos centros multimarca de Alemania me emocioné muchísimo! Pero a la vez, mis miedos y prejuicios inundaron mi ser.

Así que maleta en mano y boina puesta (me faltaba la gallina bajo el brazo, la verdad) el país germano estaba dispuesto a romper con todas mis dudas.

Alemania  y sus gentes tienen sus particularidades, sus costumbres, su cultura, pero la experiencia estuvo protagonizada por un alto porcentaje de personas amables, dispuestas a ayudarnos y por un ínfimo  muestrario de mala educación y frialdad. Como en todas partes.

En Köln, su hermosa catedral nos dejó sin palabras. En Anson’s, lo que viene a ser el Corte Inglés de allá, todo el personal se mostraba dispuesto a ayudarnos, aquellos clientes que no sabían inglés mostraban su agradecimiento con infinitas sonrisas y sigo sin encontrar esa frialdad europea de la que tanto se habla.

Düsseldorf mucho más hermosa aún que Köln nos sorprendió con su reconstruido barrio antiguo. La guerra lo destruyó y sus ciudadanos lo reconstruyeron basándose en los planos originales. De nuevo en el evento más alemanes encantadores.

Esta experiencia me ha servido de lección, me ha demostrado una vez más la importancia de una buena primera impresión.  Tan solo unas horas en un país, vivir un par de malas experiencias y el sentimiento y la opinión me han acompañado durante estos 5 años.

Así que aplicando esta experiencia en otros ámbitos;
¿Cómo crees que puede afectar a la imagen de tu salón un pequeño mal gesto?

Pensemos en esa llamada de teléfono que atendimos sin muchas ganas, en ese cliente que estuvo esperando por nuestra atención y obtuvo una respuesta seca porque no teníamos un buen día.

Si crees que has perdido clientes porque han puesto varios salones más económicos a tu alrededor ( solo un 9% de los clientes nos abandona por esta razón), o porque la crisis es la culpable de ello ( aproximadamente un 24%), te falta hacer autocrítica ya que el 68% de los clientes que abandona un negocio para no volver alegan una mala atención o mal servicio.

Un cliente descontento no es fácil de detectar, simplemente no vuelve. Mientras el contento feliz hablará de ti a 5 personas, el que se ha ido por la puerta de atrás lo hablará con 10.
Así que mañana dedica el día a prestar atención a cómo son tratados tus clientes, por ti y por tu equipo.

Realiza encuestas anónimas, busca algún sistema de feedback que realmente te permita saber la opinión de aquellas personas que entran en contacto con tu negocio. Quizás puedas pedir a alguien que haga de cliente espía.

 En ocasiones descuidamos esos pequeños detalles, y hoy más que nunca soy consciente de ello.

 He aprendido también a dar segundas oportunidades, no me dejaré llevar tan fácilmente por el camino de las generalidades, porque en todas partes; te encuentras de todo! Pero como no podemos pedir segundas oportunidades a aquellos que deciden confiar en nosotros, trabajemos porque nuestra primera impresión sea siempre la mejor posible!

Y lo más importante; trata a tu cliente siempre como el primer día, no des por sentado que volverá, Si te acomodas aumentas el riesgo de descuidar esos detalles que te hacen especial.

Así que aquí os dejo esta lección que me ha enseñado la primera etapa de nuestro tour por Alemania.
Espero que disfrutéis de algunas de las fotografías del evento!

A seguir creando y compartiendo!!














lunes, 15 de septiembre de 2014

Germany, here we goooo

Pues esta entrada será breve!
Muy breve!!
Maletas listas, herramientas preparadas y el camión en su destino!
Emprendemos una pequeña aventura por tierras germanas de la mano de New York Barbershop para embellecer a hombres con estilo y clase. Cortes, afeitados y barbas a porrón! Preparados??

Comenzamos un tour por 5 ciudades repartidas por el país más cervecero y prometo reportaje gráfico y compartir alguna anécdota, por su puesto!
Para empezar os dejo la ruta.
Próxima parada...



domingo, 14 de septiembre de 2014

Aviso a navegantes!


Estás buscando formación de calidad? Un curso en el que invertir tu dinero y ese precioso tesoro llamado tiempo? ALERTA!!! No caigas en las manos de cualquiera!

Ante este mundo tan difícil de cambiar, la información es la poderosa herramienta que nos protegerá de ávidos farsantes que aprovechan el auge de una profesión que, para posicionarse de nuevo correctamente, necesita de unas bases sólidas llenas de reciclaje y pasión!

Por ello me he lanzado a escribir al respecto.

Así como para peluquero no cualquiera vale, y aquí lanzo un mensaje a las madres de toda España; si tu hij@ no quiere estudiar no significa que valga para peluquer@ ya que esta profesión no es un cubo de basura donde depositar los residuos inservibles de una sociedad equivocada. 
Si tu hij@ tiene vocación para el servicio y la atención al cliente, adora peinar a sus amig@s y  termina en los últimos 5 minutos antes de salir porque se ha pasado la tarde probando peinados en ell@s. Si se pasa horas en el pinterest buscando tutoriales para teñirse en casa con la gama del arco iris. Si a sus muñecas o a las de su hermana las ha dejado pelonas de tanto practicar con las tijeras. Si además es creativ@ y apasionad@; entonces guial@ en su camino por esta tan sacrificada profesión.

Así como para peluquero no cualquiera vale, lo mismo pasa como formador. 

Un buen formador debe tener unas aptitudes, unos conocimientos técnicos y lo más importante; debe saber enseñar! que no es lo mismo que saber hacer algo.

Ser formador no es estar por encima de nadie, es saber ponerte al lado de la persona que confía en ti y volcar en ella tu conocimiento, subirla y tú desde abajo aprender de ella. Todo lo demás es ego e idolatría mal comprendida.


Actualmente vivimos un estallido de formadores y formaciones. En mi opinión se debe al boom de conocimientos gratuitos e instantáneos, que no siempre verídicos, que ofrece el acceso a internet. Los profesionales del sector necesitan reciclar sus técnicas y conocimientos, adaptarse a las nuevas exigencias de sus clientes y eso requiere de volver a poner los codos sobre la mesa de estudio y horas de práctica para su perfeccionamiento.

Para empezar debemos exigir a los organizadores de la formación un específico detalle del contenido de dicha formación. Detalles de la experiencia formando de aquellos profesionales que impartirán el curso.

El formato de la formación es importante ya que solo tú sabes que necesidades tienes y quizás acudes a un tipo de formación que no va a satisfacer tus expectativas.

Si necesitas practicar, necesitas cursos presenciales y prácticos. Si es un curso presencial necesitas saber cuantos alumnos y educadores habrá por curso.

Ojo!!
Hacer un curso de un día de afeitado, por muy presencial que sea, no te hace experto en afeitado.
Como alumnos debemos ser conscientes de que lo que hemos aprendido es una técnica y como aplicarla, nuestra obligación es practicar hasta realizar un servicio de calidad que después podremos cobrar como Dios manda!
(como este ejemplo... aplíquese a cualquier otro curso breve de cualquier técnica estupenda)

Y por otro lado; las tan afamadas masterclass pero...

¿Que es una MASTERCLASS? 

Una clase magistral, así se llamaban antes del anglicismo, tiene como objetivo ofrecer el conocimiento y experiencia de un experto a un grupo de estudiantes que simplemente se sientan y miran.

Este tipo de formación está enfocado a profesionales que necesitan conocer los secretos de otros expertos para profundizar en una materia de la que ellos ya tienen un alto nivel . 
Es perfecta para motivar a aquellos que tienen un nivel medio o básico puesto que son personas de referencia y muestran como la práctica y la autocrítica pueden llevarte a niveles más avanzados. 

Posiblemente no sea una formación sorprendente o espectacular, simplemente ofrece la oportunidad de ver como otros profesionales ejecutan diferentes técnicas, conocer su filosofía de trabajo, y ampliar nuestras miras en esta profesión tan extensa y personal.


Pero...aquí viene lo más importante!!
Incluso si es la peor de las formaciones con el peor de los formadores, si tu actitud es la correcta aprenderás siempre! aunque sea aquello que no se debe hacer.

La actitud del oyente, del estudiante, del aprendiz, del profesional que quiere reciclarse...

Cuando recibes formación debes ser consciente de que tu cerebro será tu peor enemigo. Lucharás contra pensamientos negativos tales como;

"yo eso lo hago mejor"
"yo lo hago diferente pero me queda igual"
"yo eso lo hago igual"
"vaya chorrada de formación" 
"estoy perdiendo el tiempo"

Es normal! pero debes saber que con ellos estás perdiendo tiempo y dinero y cierras tus puertas al verdadero aprendizaje.

El ego, tu "yo", quiere que sigas en tu zona de confort. Quiere que te vanaglories de tu experiencia y de tus logros. Tu subconsciente puñetero te bloqueará porque en el fondo, tu cerebro es feliz así; sin esforzarse. 

Tienes automatizados movimientos, pensamientos y técnicas que son los responsables de que hoy seas como eres y cambiar y mejorar da muuucho trabajo. 

Somos nuestro peor enemigo.

Por ello insisto en escoger adecuadamente el tipo de formación que necesitas, trabajar previamente tu actitud ante ello, y en el momento de recibir formación ser como un lienzo en blanco, no discutir, dejar que la experiencia y el saber hacer de otros profesionales influyan en tu pensamiento y en tu manera de hacer para así evolucionar y dar un paso más. No se trata de imitar, se trata de utilizar aquello que hacen los demás para mejorar sin perder tu esencia ni tu personalidad.

Por ello sigo creando y compartiendo!
Y espero que este texto haya sido de utilidad para entender lo que pasó en anteriores formaciones y abrir puertas a nuevas experiencias.

Un abrazo!





 

miércoles, 20 de agosto de 2014

Aconsejando durante el afeitado

Supongo que para muchos hombres les resulta sorprendente que una mujer les proporcione una lista de consejos para el afeitado. Percibo una chispa y un brillo especial en el rostro de mis clientes cuando reciben explicaciones técnicas de porqué su piel se irrita con facilidad, consejos para mejorar su afeitado habitual o cuando descubren que una toalla fría podrá ayudarles a rematar el más apurado de los rasurados.

Es por ello que me decido a escribir aquellas particularidades que más sorprenden a mis clientes. Quizás a ti que las estás leyendo también te ayuden o bien para tu uso propio o para con tus clientes. Y si es así no olvides compartir tus experiencias al respecto! Estaré encantada de ampliar la lista y comprobar si también a vosotros os funciona!

Para empezar, lo que les sorprende a un 90% de ellos en su primera vez es que les explico el paso a paso que van a experimentar, los productos que voy a utilizar y su función en el afeitado. De esta manera, invirtiendo un poquito más de tiempo por cliente, ayudamos a transformar el servicio en una experiencia y le predisponemos a una relajación absoluta ya que sabe en todo momento lo que va a suceder.

Explicaciones técnicas! Les encantan!!
Para nosotros son obvias, y resabidas…pero la mayoría de nuestros clientes desconocen su piel, como es el pelo de la barba a nivel interno, en fin! Que no se trata de aburrirlos… pero cuando dejas que te expliquen sus problemas en el afeitado descubres cuantas dudas tienen al respecto!y cuanto puedes aportar como profesional. Es más, es en este preciso momento cuando te ganas el absoluto respeto de la persona a la que estás tratando.

¿Y que explicaciones das?

Pues depende del cliente, pero generalmente las que conciernen a la implantación del pelo de la barba.

La piel a nivel microscópico tiene unos hoyos, cual campo de golf, de los cuales brota el pelo, a nivel interno están las células que lo gestionan todo. Cuando rasuramos lo hacemos tal y como cortaríamos el césped de ese campo de golf.

Las pieles que rápidamente sangran al ser afeitadas tienen ese campo de golf ligeramente diagonal, por lo que al pasar la navaja a contra pelo nos llevamos microscópicas cantidades de piel que causan microheridas que empiezan a sangrar.

El daño no es mucho, pero es muy escandalosa la sangre y la posterior irritación harán que nuestros clientes se acuerden de nosotros durante 3 días consecutivos.

Así que en estos casos desaconsejaríamos un rasurado muy apurado.


Una de las razones por las que la toalla fría es útil también tiene una explicación técnica que les encanta.
La toalla caliente y el rasurado causan una ligera inflamación de la piel. Volvamos al campo de golf, imaginemos que el palo situado en el hoyo es el pelo y el nivel de la tierra crece hasta cubrirlo por completo, si pasamos la máquina de cortar el césped va a recorrer un terreno liso y sin obstáculos. Esta es la piel con esa inflamación.

La toalla fría desinflama y deja al descubierto aquellos rebeldes que se ocultaron del rasurado. Es decir, la tierra del campo de golf vuelve a su lugar y hay que quitar el palo.

Esa es la razón por la que cuando se afeitan en casa tras la ducha calentita se sienten suaves  como el culo de un bebé, pero al cabo de media hora hay zonas que ya se sienten al tacto como no tan amigables.

No os creáis que hablo de campos de golf con los clientes, con ellos uso la expresión corporal y las palabras…que es mucho más sencillo que explicarlo sin dibujitos desde esta mi ventana al mundo.
Así que espero no haberos vuelto locos con esta explicación mía!

Otra de las explicaciones que más les gusta es la de las diferencias entre la feather que usamos y las desechables que ellos tienen en casa.

La más importante es el propio peso de la navaja, si es muy ligera tu debes ejercer presión sobre la piel mientras que cuando la herramienta es pesada, ella hace el trabajo por ti.
Al usar una hoja nueva con cada cliente nos aseguramos que está perfectamente afilada, cosa que en casa… en fín, eso lo dejo en la conciencia de cada uno. ¿Cuántos usos le das a un cabezal antes de desecharlo?

En una maquina desechable podemos encontrar dos, tres y hasta cinco cuchillas para que en un movimiento obtengas mejores resultados. Pero de nuevo, al afeitar lo importante es la técnica, la tensión de la piel, el movimiento firme de muñeca, la calidad de las cuchillas y de la propia navaja…

Y por último, pero no menos importante, les explico como cuidar su piel, desde la limpieza hasta la hidratación.

Por ello aportamos un mejor servicio y mayores ventas al salón.
¿Podeis imaginaros los beneficios de la exfoliación facial para el rostro masculino?
Esa la dejo para otra…
¿Aún os queda alguna duda sobre las ventajas de acudir al barbero y recibir un tratamiento exclusivo para tu afeitado?

Espero haber aportado interesante información y no dejéis de compartir!

Un abrazo

Y si..ya sabéis lo que digo siempre!



lunes, 18 de agosto de 2014

Emprendiendo en Holanda

Solo aquellas personas que han dado el paso hacia el emprendimiento sabrán la ola de emoción que sentí al salir de la cámara de comercio esta mañana con los documentos que acreditan la legalidad de mi empresa.

“Mi empresa”

Pero el post de hoy no trata solo de describir como me siento al seguir dando pasos que convierten sueños en realidades, o para compartir la inmensa alegría que siento o la responsabilidad que ahora me dirige hacia la consecución de objetivos que permitan a Swanky Ladies hacer mucho ruido. 
El post de hoy me gustaría que ayudase a aquellos hispanohablantes que viven en Holanda, que sirviese como reflexión en España y que si por las casualidades del universo este texto cae en manos de aquellos que pueden cambiar las cosas por allí les ayude a entender que emprender no solo es una solución a la crisis de empleo que sufre el país, también sería un empujón al ánimo de una sociedad ahogada en la burocracia y atada con fuertes cadenas a un concepto empresarial obsoleto que ya no da frutos.

Es importante entender que en Holanda crear tu primera empresa no puede ser más sencillo.

Pides cita on-line en la cámara de comercio http://www.kvk.nl/contact/kantoren/kantoor-rotterdam

Yo me llevé conmigo todos los papeles que tengo, pero al llegar allí solo necesitan tu DNI y tu BSN ( que no deja de ser el número por el cuál te tienen registrado en el país). 

Te preguntan cual es el objetivo de tu empresa, cuantos clientes crees que tendrás en tu primer año, cuanto dinero crees que vas a facturar y cuanto dinero crees que vas a gastar.

En el ordenador rellenan una plantilla con tus datos, te hacen firmar un par de documentos, pagar 50 euros y te entregan tus papeles oficiales. 

Tiempo aproximado; 30 minutos.

El importe es un único pago, no hay cuótas de autónomo, simplemente deberás realizar las diferentes declaraciones trimestrales y anuales y pagar las tasas correspondientes.

Listo! ya está! que sí..que sí.... que no hace falta nada más!

¿Por qué en España es tan complicado?
No lo se.
¿Por qué aquí es tan sencillo?
Ni idea, quizás mejores sistemas informáticos. Simplificación de la burocracia. Libertad para desarrollar la economía del país.

Creo que un país que históricamente se ha basado en negociaciones comerciales entiende que cuantas menos barreras y más facilidades para que las personas puedan crear empresas, más dinero se moverá entre sus ciudadanos.

Aquí no tengo ningún impuesto extra por ser autónoma y trabajar para otra compañía a la vez. Es muy común de hecho.

Aquí el co-working está a la orden del día, compartir espacios con actividades diferentes para reducir los costes y a la vez crear nuevos y atractivos conceptos.

La palabra "colaboración" está en la boca de los empresarios holandeses, entienden la competencia como un hecho, pero no le tienen miedo pues nos hace más fuertes e innovadores. Buscan el win-win, si ganas tú y gano yo..mejor que mejor no?

Aquí sigo aprendiendo sobre emprendimiento, en un país en el que crear “tu propia empresa” indudablemente es más fácil que en territorio Ibérico.

¿Será posible que nuestra generación, que hemos vuelto a emigrar como nuestros abuelos, generemos tal influencia que ayudemos a cambiar las cosas allí?
Eso espero!
Al menos podemos comunicarnos inmediatamente y no esperar meses a una carta que cruce el Atlántico.

Desde aquí mi granito de arena.

Un abrazo muy fuerte y no dejéis de luchar por vuestros sueños! Se hacen realidad!


A seguir creando  y compartiendo!.