viernes, 15 de julio de 2016

Antonio Eloy, algo más que formación

Llevo 34 años en este loco mundo y 17 de ellos entre rulos, cosméticos, colores y tijeras de manera profesional.
Tuve la suerte de estudiar en el Instituto Salvador Seguí, en Barcelona, el ciclo medio de Peluquería, allí aprendí la importancia de recibir formación de calidad para poder llegar a ejercer con la mayor profesionalidad posible.
Tuve grandes maestros que dejaron huella en mi y cuyas enseñanzas aun sigo aplicando.
Nuestro oficio requiere de un conocimiento teórico considerable y para la parte práctica es indispensable una buena maleta llena de horas de preparación y no dejar de perfeccionarse por el camino.
No todo el mundo vale, no me entretengo en este punto ya que dediqué otro post anterior a ello, pero aún más importante es que no en todo centro que dicen enseñar peluquería se aprende el oficio con todas sus letras.
Con ghd tuve la suerte de recorrer salones de toda España y conocer variopintos profesionales que han hecho de mi la persona que os escribe y aún tuve una mayor suerte cuando comenzamos a recorrer academias y a impartir cursos de perfeccionamiento en ellas.
Sabéis que prefiero destacar las partes positivas así que no hablaré del terrible nivel de academias que me encontré en ese tiempo, hoy solo tengo letras para hablaros de la que para mí es a día de hoy LA ACADEMIA.
Podéis pensar que es peloteo... pero los que me conocéis sabéis que estas palabras llevan saliendo de mi boca muchos años antes de colaborar con ellos como lo estoy haciendo ahora.
La Academia Antonio Eloy de Málaga es un ejemplo a seguir por su estructura, la calidad humana, profesionalidad y pasión que ponen en todo lo que hacen.
Un negocio familiar que vela por sus alumnos y que les ofrecen una variedad de herramientas y recursos más allá de lo que cabe esperar en una escuela similar.
Espero que sus alumnos lleguen a valorar todas las oportunidades que tienen a su alcance ya que una vez que sales del mundo estudiantil llega el bofetón de realidad y los arrepentimientos por no haber aprovechado cada segundo entre sus puertas.

Las instalaciones son de calidad, las aulas espaciosas y luminosas, proyectores, material de primera y multitud de recursos.

La infinidad de eventos con los que colaboran y los que crean. Mención especial a esa increíble Gala de fin de curso que cada año me sorprende, pasarelas, teatro, profesionales invitados...

La incansable búsqueda del más y mejor.

El concepto que proponen desde luego se aleja de lo que ofertan en otras academias que en general se han quedado obsoletas y que utilizan a sus alumnos para obtener un beneficio económico sin interés ni vocación verdaderos en la formación de futuros profesionales. 

Comparto con esta academia no sólo simpatía y aprecio por el equipo y sus alumnos, también valores y visión del sector, caminando juntos en el porvenir de un oficio que amamos. Compartimos las ganas de cambiar el sector desde nuestras parcelas y con la pasión y las ganas por bandera predicando con el ejemplo, el objetivo es común;  una profesión mejor valorada, más profesional y enfocada a un bien común donde la colaboración deje atrás a la competencia.

Quien tuviera 20 años de nuevo para escoger sus aulas para mi formación! !

Un abrazo familia! y nos vemos en el camino camaradas!!


miércoles, 1 de junio de 2016

Mi cuenta pendiente

Tengo una cuenta pendiente con este blog...

Hace meses que no consigo mantener un buen ritmo de publicaciones, entre el artículo bimensual en Tocado, viajes, proyectos y mi pequeño torbellino que pronto cumplirá su primer año, es cierto que este espacio ha quedado descuidado.

Tengo pendientes tantos temas a tratar que me hierven las teclas cada vez que me pongo ya que el que mucho abarca poco aprieta, así que hoy quiero reconciliarme con mi querida ventana al mundo y retomar este espacio de creación, reflexión y en el que comparto mis locuras.

Ahora mismo estoy inmersa en dos proyectos muy importantes.
El curso de barbas, en el que ya estamos ultimando detalles, con la colaboración de Pic'n Post y que verá la luz este 13 de Junio en Málaga. La academia Antonio Eloy me da la oportunidad de inaugurar este curso con ellos y solo puedo estar agradecida y prometer dar lo mejor de mi misma!

 Y un proyecto fotográfico en el que junto con Larysa Dodz y Nera Strand verá la luz muy pronto.
Las últimas fotografías las dispararán el 10 de Junio.
Y en esto si que..."hasta aquí puedo leer"

Los que me conocéis sabéis que soy un "culo inquieto",  la conciliación laboral es quizás la más dura de las aventuras en las que estoy inmersa y siempre viene con un precio... 

En la barbería sigo trabajando, pero muy puntualmente. 
Sigo al pie del cañón con los cursos de afeitado que impartimos, algunos de mis más fieles clientes se organizan para seguir bajo mis cuidados en los días que puedo trabajar, pero al no estar de manera continua siento que estoy más lejos de mi silla y de mi día a día como barbera de lo que me gustaria.

Se echa de menos, y mucho.

Por ello, a la vuelta de las vacaciones de verano... Ivan hará uso de su Papa Dag (un día a la semana que los hombres holandeses pueden reducir de sus jornadas laborales) y así yo poder intercambiar el puesto en casa, el al cuidado del peque y yo de vuelta a mi puesto de trabajo.  

Un día a la semana puede sonar a poco...pero para mi ya es un mundo!!

El día que decidimos formar una familia y decantarnos por un modelo de crianza como el que intentamos seguir, sabíamos que esto ocurriría, de alguna manera es la primera vez que siento la diferencia entre un barbero y una barbera. He de reconocer que no cambio ni un solo día de estos 11 meses alejada de mi vida profesional, siento el coste que ello produce y me hubiera gustado que mi pareja hubiera podido disfrutar de estos meses como yo.
Pero jugamos las cartas de la manera en la que creemos que podremos ganar la partida y esta ha sido una escalera de color.

Ojalá mi hijo llegue a disfrutar de su larga baja de paternidad el día que lo necesite. 

Así que... en esta vorágine de vida que llevo...Aquí estoy! un ratito pequeñito en el que sentarme a observar por mi ventana, imaginandome un futuro mejor y agradeciendo la suerte que tengo de seguir cumpliendo sueños.

Gracias por seguir leyendo mis palabras y siguiendo mis locas aventuras.

A seguir creando y compartiendo! 


domingo, 8 de mayo de 2016

Así me enfrento a la Alopecia Areata y una historia entre Organic y un White hair.

Como peluquera he podido ver como la alopecia afecta a mujeres y hombres provocando diferentes estados de ánimo y en consecuencia diferentes reacciones antes tal pérdida.

El día que descubrí que en mi cabeza asomaban áreas de mi cuero cabelludo primero entré en pánico,  luego busqué toda la información posible para entender mejor que me estaba pasando y separar el trigo de la paja(los mitos y la evidencia científica) y finalmente decidí enfrentarme a la areata de la mejor forma que sabía... con peluquería! !



Una de las cosas que he aprendido en el proceso es que realmente hasta que te pasa no sabes lo que se siente y te das cuenta del apoyo tan poco efectivo que has proporcionado a los clientes que pasaron por tus manos con esta problemática.

Pero tras entonar el mea culpa, el primer paso fue cortarme la melena y hacerlo público.

Se que no soy famosa, mi poder mediático es muy pequeñito, pero tras leer y escuchar diferentes testimonios en la Red decidí lanzar mi experiencia y un grito de ánimo para que aquellos que sufren de esta enfermedad acudan a peluqueros especializados que pueden ayudar en el proceso.

La alopecia areata es la más benévola de las alopecias ya que tarde o temprano el pelo vuelve a salir, no produce dolor, es una enfermedad puramente estética!  por lo que acudir a especialistas en imagen personal puede dar un giro de 180`al proceso.

Cortarme la melena supuso un subidón de control, pero no fue suficiente. 2 de las calvas están en zonas difíciles de cubrir y al mínimo movimiento se descubrían y no me sentía cómoda siempre pendiente de taparlas.  Así que decidí dar un paso un poco más radical. Mi cabello necesitaba textura, mi cuero cabelludo agradecería la agresión de una decoloración para despertar a los bulbos pilosos que se habían cerrado y yo llevaba varios años queriendo volver al platino, pero tenía un cabello taaaan sano y taaan bonito que no quería maltratarlo con un proceso como la decoloración.

El gran momento llegó después de ver a Guy Tung mientras llenaba una melena de colores, ya no hubo vuelta atrás... quería llegar a ser una madre unicornio como la protagonista del video y empezar por la melena platino me parecía una idea estupenda y así las calvas no se apreciarían tanto!

"My partner in crime" Pilar Blanco, fue el último impulso, un... lo hacemos? lo desencadenó todo y tras valorar opciones y productos nos pusimos manos a la obra.


Es un trabajo técnico que esconde muchos trucos y desde que en rrss salió la primera fotografía de mi nuevo color he recibido muchos mensajes preguntando por el proceso, los productos. .. así que he decidido escribir este post que espero que os guste y que os ayude.

Mi base es una altura 4 y con la tranquilidad que ofrece el cabello natural Pilar y yo decidimos el proceso más adecuado a seguir.

Primero decoloramos medios y puntas.

Crema decolorante con revelador de 20 volúmenes.  1+2
Particiones extrafinas depositando una buena cantidad de producto que cubra toda la zona que queremos trabajar y toda la cantidad de cabello que queremos decolorar, comenzando desde la base de la nuca y terminando en el frontal.

El proceso debe hacerse rápidamente por ello se necesitan manos expertas. De lo contrario quedarán zonas con diferentes tonos.

Envolviendo el cabello en papel de film mantenemos la humedad de la decoloración  para que vaya poco a poco eliminando todos los pigmentos.

Esperamos y observamos.

Segunda parte; de raíces a puntas.

3 horas después la deco paró de subir, retiramos con las manos el exceso de producto, preparamos más decoloración y en particiones finas aplicamos la pasta de la raíz a la punta depositando de nuevo, una buena cantidad de producto. De nuca a frontal otra vez.

Volvemos a envolver en papel de film y en este caso estuvimos 3 horas más.

Es mucho más dañino para el cabello lavar entre decoloraciones puesto que abrimos, cerramos y volvemos a abrir la cutícula.  Mientras que de esta forma simplemente reactivamos la deco dejando que haga su trabajo a fuego lento.

Este tipo de decoloraciones requiere de los conocimientos de un profesional que realice el test de elasticidad para controlar la calidad del cabello en todo momento. No recomiendo el DIY ya que los efectos de realizar incorrectamente este cambio de look pueden derivar en ampollas en el cuero cabelludo, sobrepasar el tiempo de exposición que cada cabello necesita con la consecuente rotura de la fibra capilar (es decir...que se te caerá el pelo mechones), cabello totalmente quemado, zonas de diferentes tonos...etc...

Partir de una base natural y utilizar productos de alta calidad es parte del éxito.

En esta ocasión nos decantamos por la línea de productos Organic Pure Care. Una firma italiana que apunta maneras y de la que, estoy segura, escucharemos hablar y mucho en un futuro no muy lejano ya que su filosofía, su imagen y sus resultados la encumbrarán pronto al Olimpo de las marcas profesionales.



La experiencia con su deco fue desde sorprendente, el revelador es completamente líquido y al mezclarse con la crema decolorante se transforma en una pasta de textura ideal para trabajar con ella, hasta emocionante! ya que el resultado en cuanto a color y calidad de fibra fueron extraordinarios.

El champú, la mascarilla, el serum...unos aromas y texturas que finalizan el servicio transformando la experiencia en todo un momento inolvidable!

Yo ya no tengo duda!
De ahora en adelante quiero seguir trabajando con esta marca y no concibo mi platino sin su deco y el cuidado de sus productos!!

Espero haberos ayudado con la explicación de este humilde paso a paso!
Asi que...a seguir creando y compartiendo!



lunes, 14 de diciembre de 2015

Mi primer artículo para Tocado España

Aquí comparto mi primer artículo escrito para el número de septiembre del 2015 de la revista Tocado, espero que os guste!




Tener el privilegio de escribir para esta revista por primera vez en el número de septiembre, poder empezar en el último trimestre del año, el más retante, en el que debemos planear un 2016 que se acerca sigilosamente rápido. No puedo sentirme más agradecida.
Siempre me ha llamado la atención la anacronía de año nuevo, porque de alguna manera todo lo que ocurre en septiembre debería ser emplazado a Enero. Pero como este artículo no tratará de reivindicar la fiesta de fin de año para el 31 de Agosto dejaré que este pensamiento me distraiga en otro momento.
En grandes compañías la reunión de septiembre suele ser una de las más importantes ya que se presentan las estrategias a realizar para alcanzar los objetivos marcados en Enero, se ajustan a la realidad de la falta de más días en los que luchar para alcanzarlos.
Por ello comienzan a preparar la campaña de navidad tan pronto.
“¿Navidad? Pero Érika! Que aún no he colgado el bikini… y ya estás pensando en Navidad?” Pues sí.
Porque lo creamos o no son la anticipación, el planteamiento de estrategias útiles y el análisis de lo que está por llegar, las herramientas que nos transformen en líderes de empresas exitosas. De hecho, te propongo una reflexión. ¿Has pensado en las consecuencias de la vuelta al cole? ¿En que afecta y cómo a tu negocio? ¿Qué acciones te ayudarían a cubrir los gastos y obtener beneficios en septiembre? Porque ya en Enero sabías que en Septiembre, con la vuelta al cole, tu agenda se ve afectada ¿verdad?
Hoy más que nunca debemos compaginar con nuestras habilidades artísticas las habilidades empresariales que nos permitirán no sólo capear la crisis; nos permitrán crecer.
Hemos dejado el barco a la deriva demasiado tiempo, es hora de arreglar el timón, agarrarse a él firmemente y enrumbar al destino soñado.
Se acabó el llorar, se acabó el lamentarse, es el momento de sentarse en el ordenador, de buscar información, de estudiar técnicas de marketing, técnicas de venta, escaparatismo, manejo de redes sociales y todo lo necesario para transformar nuestras vidas y poder disfrutar de un salario digno, tener colaboradores felices y bien pagados,  eliminar dolores de cabeza y disfrutar de la profesión que escogimos y por la que dedicamos tantas horas de estudio, práctica, dedicación y devoción. Todo esto lo vamos a realizar desde el corazón, desde las entrañas y con el cerebro como capitán de esta aventura.
Por ello el agradecimiento a la confianza depositada en mí para entregar bimensualmente un artículo que tenga la posibilidad de tocar vuestras conciencias, de tocar áreas incómodas y sensibles; que sea en septiembre aún lo hace más especial. Porque tras 5 años recorriendo salones de toda España sé que hay talento, y mucho, en nuestras fronteras pero también sé lo mal administrado que está, conozco las debilidades del sector. Es sofocantemente triste cuando un buen salón ha de cerrar sus puertas por una falta de proyección, por una mala gestión de recursos, por algo tan sencillo como no saber cómo funcionan las ofertas.
Así que hoy, que estás leyendo estas líneas, piensa ya en navidad.
Visualiza tu salón lleno de nuevo, visualiza que tipo de clientas y servicios quieres realizar esos días. Que horarios vas a cubrir.
Visualiza que productos quieres vender y empieza desde ya a promocionarlos, que los vean, los toquen y los experimenten para que sean su petición como regalo de navidad. Si empiezas a promocionarlos el 10 de Diciembre, ¿Cómo quieres que tan rápido se decidan a incluirlo en la lista de reyes? No dejes de seducirlos ni un minuto.
¿Cómo creéis que las grandes marcas consiguen llegar a sus objetivos anuales? Abramos los ojos, observemos y podremos cazar al vuelo a aquellos que ya están introduciendo los productos que quieren vender en navidad desde pasada la vuelta al cole.
Aprovechemos su conocimiento, su “saber hacer” e implementémoslo en el salón.
¿Quieres volver a tener un 24 de Diciembre lleno de jóvenes ilusionadas con lucir hermosas en tal especial noche?
Empieza a hablar con ellas ya mismo, crea acciones promocionales, puertas abiertas, vuelve a ilusionar con recogidos los tocadores de tu salón para que llegue diciembre y no se imaginen tal fecha sin uno de tus hermosos peinados, maquillajes, uñas de gel… Lo que tu desees! Solo visualízalo y ponte manos a la obra hoy.
¿Qué tu deseo es aumentar el número de clientes masculinos en tu salón? Has invertido en el 2015 tanto dinero en formación, nueva decoración, nuevos productos que simplemente no ves la hora de tener hombres haciendo cola para disfrutar de tus nuevos servicios.
Pues ve a por todas! Empieza hoy mismo a buscar la manera de atraer a ese cliente que tú quieres, haz una fiesta donde no falte la cerveza y la buena música, ¡se original! No tengas miedo! Por mucha decoración y cursos que hayas realizado, busca la esencia de lo que atrae a un hombre a un salón.
Eso si! Permíteme desechar la idea en este instante de que algo de lo aquí escrito se resuelve bajando precios, si lo primero que has pensado es en crear una “oferta” regalando servicios o 2x1, es que aún no te has preparado suficiente. Busca el valor añadido, busca el mejorar la experiencia en tu salón y sobretodo trabaja duro para  ser inolvidable.
Al final todo se reduce a tener claros los objetivos y trazar un plan del que puedas medir sus acciones, probar/fallar/volver a probar, pero desde ya mismo. No esperemos a las 12 campanadas para pedir otros 12 deseos que no se van a cumplir, ya que la diferencia entre un deseo y un sueño hecho realidad reside en el verbo “hacer”. No importa lo pequeña que sea la acción, siempre te acercará más a tus objetivos que el más grande de tus pensamientos.
Solo apto para valientes; ¿te atreves?


martes, 23 de junio de 2015

Si no me ven; haré aún más ruido




¿En algún momento de tu vida has sentido que tu voz no era escuchada?

Quizás has sentido que en tu interior existe tanto potencial que nadie aprecia que la frustración te hace cerrar los ojos y retener las lágrimas de la impotencia.

Puede que hayas visto cómo otras personas se apropiaban de manera sibilina de tus ideas y nadie mostró el crédito por tu iniciativa.

Es probable, que en algún momento de tu vida te hayas sentido pequeño, muy pequeño, casi insignificante.

Es posible que incluso tu corazón se haya encogido en el pecho oprimiendo tu respiración, omitiendo el grito que no lanzas por vergüenza.

Tras todos estos sentimientos destrozando nuestras entrañas nos dejamos abrazar por la confortable manta de las excusas, tan cómoda, tan ligera y suave. Tan reconfortante que hace que nos olvidemos de la razón primaria que detonó en tal negativa mentalidad.

Patalea! Si! Lo que oyes!!

Patalea! Grita! Golpea la mesa! Lo que quieras!!

Pero si nadie escucha lo que dices, si nadie te ve, haz más ruido hasta que sepan que estás ahí.

No esperes a que alguien te abra la puerta, no esperes a que alguien te ofrezca el trabajo de tus sueños, simplemente haz todo lo posible para conseguir lo que quieres.

Este mundo no está hecho de momentos mágicos en los que un hada madrina te lo sirve en bandeja de plata para que te transformes en princesa y se acaben tus penurias.

Este mundo está hecho de la magia que provocan los pasos en nuestro camino. Piensa en tus zapatillas como si de los escarpines escarlata de Dorothy se tratasen. Imagina que a cada paso brotan plantas de un verde vibrante a tu alrededor, dadoras de semillas mágicas que te permitirán sembrar ilusiones y recoger sus frutos después. Visualiza que das 3 golpes de talón y puedes desplazarte a donde sea.

Hace tiempo que me cansé de esperar. “Ahora no es el momento adecuado” “ me han prometido que ese puesto tan importante será para mi” “tengo que esperar a que los astros se alineen” “soy muy joven” “no tengo dinero” “no se ingles”.

Basta!!!!!!

Ahí viene la manta de las excusas de nuevo a inmovilizarnos.

¿No lo veis?

Mi vida cambió de manera radical el día que decidí ser la directora ejecutiva de mi destino, ya no quería ser una espectadora más esperando a los acontecimientos que el futuro tiene preparados para mí.

Por ello hoy os invito a escuchar vuestra voz, a que leáis en alto aunque solo sea un artículo de una revista. ¿Cuánto tiempo ha pasado desde la última vez que la escuchasteis?

¿Notáis la vergüenza, la pequeñez, su vibración?

Hace tanto tiempo que enmudecimos que ya no sabemos qué hacer si en el silencio alzamos la voz.

El verano ya está aquí, es tiempo de reflexión, de relax y de nuevas metas para el futuro, así que hoy os propongo meteros en vuestras entrañas más profundas y reivindicar aquello que queréis, aquello que merecéis.

Todos nacemos con un gran poder, con fuerza suficiente para salir adelante en cada circunstancia y con cada dificultad. Simplemente hay que quitarse la manta de las excusas y hacerse escuchar. Ir a por los objetivos y no esperar a que ellos caigan del cielo.

Estos ejercicios de visualización y sobretodo el de leer en voz alta ayudarán a que ese cambio interior comience. Solo un pequeño paso que nos acercará a un mañana mejor.

¿O quizás prefieres seguir acurrucado en tu manta favorita?


Un abrazo y a seguir creando y compartiendo!

miércoles, 27 de mayo de 2015

El capital humano





Un término tan técnico y con tantos matices...

Cuando abrimos las puertas de nuestro negocio, con tanta ilusión, reflejando nuestros sueños en cada detalle que colocamos en el interior, transmitiendo nuestra pasión a cada paso del duro proceso, y seleccionando a nuestros compañeros en tal ardua aventura no debemos olvidar que esas personas que estamos contratando son nuestro capital humano.

La inversión monetaria que hay que realizar para iniciar nuestro proyecto tiene en el capital humano un compañero en la sombra, uno que no se puede medir en céntimos y que va más allá de lo material sin ninguna duda. Bajo mi punto de vista; la más valiosa de las inversiones.

Atrás quedaron los años donde la peluquería era una salida laboral óptima para una juventud que no sabía qué hacer, era un constante devenir de personal en los salones, quienes en ocasiones trataban a esta juventud como si de ganado se tratase. " Como tú hay cientos deseando trabajar" Aprovechando la falta de estudios y la necesidad, se ofrecían contratos basura y sueldos irrisorios con la promesa de enseñar un digno oficio que en el futuro podría abrirte la puerta a tu propio negocio.

Esa generación de profesionales de la imagen creció, aprendió desde el lavacabezas y avanzó de la más dura de las maneras.

Hoy muchos de ellos han continuado la mala praxis empresarial que aprendieron de sus maestros, otros muchos aplicaron el “no hagas lo demás lo que no te gusta que te hagan a ti” y este hecho nos deja un presente con múltiples enfoques empresariales en el sector.

En ese proceso los gobiernos modificaron los planes de estudios, ampliaron la protección de los trabajadores contra el abuso empresarial y la sociedad cambió tan rápidamente que muchos no supieron adaptarse a su realidad actual.

Siento no endulzar un tema como este, pero precisamente porque hablamos de seres humanos este tema no debe ser endulzado.

Las personas merecen un salario digno con el que cubrir sus necesidades básicas realizando un decente horario laboral, por ello se luchó tanto en el pasado y para ello disponemos de herramientas como el convenio. Por ello mi tolerancia en casos de ilegalidad profesional no existe, no la respeto, no la consiento y si puedo colaborar en su erradicación ahí me tendréis.

Esta es la razón que me ha llevado a escribir hoy, para ayudar a entender lo que el capital humano significa, para ayudar a reflexionar al que está cometiendo ilegalidades amparado por un recuerdo de una época donde las cosas eran tremendamente diferentes. 

A día de hoy el sector sufre por muchísimas y diversas causas.

El no encontrar personal adecuado es simplemente un síntoma, y no una enfermedad. Como síntoma refleja una profesión enferma, que necesita diagnóstico,  tratamiento y rehabilitación para poder lucir saludable de nuevo.

Así que si de verdad amas esta profesión, no dejes de leer, no dejes de aprender, arranca el orgullo de tu pecho y si no puedes evolucionar… pide ayuda y cambia.

En España, desconozco el número exacto a pesar de haber investigado, conviven cientos de miles de peluquerías, con diferentes conceptos, estilos y filosofías. Gracias a la libertad comercial también existen decenas de marcas de productos y opciones que abren al profesional una gran gama de servicios que ofertar entre sus clientes.

Este gran número de salones que fue creciendo sin medida en las últimas décadas se enfrenta a una realidad matemática.

Para poder explicar mi razonamiento voy a crear una ciudad ficticia, los ejemplos relatados son acercamientos a la realidad de nuestro país, obviamente estoy generalizando y es simplemente un juego imaginativo en el que os invito a participar y que considero que os ayudará a reflexionar desde otro ángulo problemas que nos sacuden cada día.


1.1  El crecimiento descontrolado del número de salones y sus consecuencias

Si en una población de 200.000 habitantes disponemos de 300 salones de peluquería/ barberías y una media de 3 tocadores por salón significa que tenemos en esta población 900 peluqueros trabajando.
El volumen de clientes de esta población que utiliza los servicios de dichos peluqueros es de 140.000 habitantes (el 70% de los españoles reconocen asistir a centros de peluquería para el cuidado de su imagen) lo que significa que repartidos equitativamente implicaría que cada peluquero de esta ciudad dispondría de unos 155 ciudadanos con los que generar los ingresos que hagan rentable su jornada.
Este volumen no cambia pero la crisis del sector en cuanto a la relación entre empresarios y trabajadores comienza a crecer y en esta población en 5 años nos encontramos con 200 nuevas peluquerías abiertas por 200 de esos 900 peluqueros de los que habíamos hablado.
Para abastecer la mano de obra nos encontramos con la parte del sector más vulnerable; los aprendices.

1.2 Los aprendices y las consecuencias de su mala educación.

En esta ciudad 2 academias de peluquería y un instituto de formación profesional preparan a los alumnos para en un futuro cercano desempeñar las funciones necesarias para obtener su primer empleo como peluquer@s.
1 academia gestiona su formación con una elevada parte práctica en la que la academia rentabiliza a cada alumno, poca formación teórica y además imparten cursos exprés de baja capacitación que crean generaciones de profesionales con baja formación y calidad técnica.
La otra academia de la ciudad invierte recursos para ofrecer una alta formación a sus estudiantes pero solo un 20% de sus alumnos terminan sus estudios con algo más que una puntuación; con vocación.
En el instituto el plan formativo gubernamental prepara a sus alumnos correctamente pero así como los cursos transcurren, el número de alumnos merma y volvemos a encontrarnos con un 20% de alumnos que finalizan sus estudios.
Tras 2 años en academias nos encontramos con esta nueva generación que una vez más vuelve a mostrar la disparidad de formación y calidad técnica que se ofertará como capital humano para esa red de 500 peluquerías que necesitan personal desesperadamente.


1.3 La frustración de los salones y su dificultad de encontrar colaboradores de calidad

Comienza entonces la búsqueda de empleo del recién salido de la academia o instituto y la imperiosa necesidad de encontrar colaboradores, por parte de los salones que han perdido personal y ganado competidores, crece proporcionalmente.
El número de alumnos resultantes no es suficiente para abastecer a todos los salones existentes.
La baja calidad de la formación de estos alumnos provoca la desafección de los empresarios que no encuentran lo que necesitan
La sensación que flota en el ambiente es que nadie quiere trabajar, pero esa sensación se debe a que un 80% de estudiantes de peluquería ha comenzado sus estudios sin vocación, en ocasiones por obligación parental, un alto porcentaje dentro de este grupo ni siquiera a finalizado sus estudios y su nivel educativo es medio/bajo; realmente no quieren trabajar como peluqueros.
El 20% restante, el vocacional y el que tiene formación de calidad encuentra rápidamente trabajo en los mejores salones de la ciudad, un pequeño porcentaje incluso inicia su propia andadura empresarial ya sea como freelance o como empresario abriendo su propio salón de peluquería.


1.4 Y el cálculo matemático llega a su final

En esta ficticia ciudad con ficticios números el cálculo ha sido realizado con los porcentajes reales sacados de estudios de mercado recientes.
En el final de esta historia nos encontramos con más de 500 salones y más de 1000 peluqueros con un mismo número de clientes potenciales, no hace falta ser un erudito para determinar que a mayor número de salones, mayor número de peluqueros y sin que el número de clientes crezca, el trozo de pastel a repartir es menor.
Si seguimos el juego hemos pasado de 155 ciudadanos por peluquero a 140.
Pero la vida no es teoría, lo sé.
En la vida real es aún más cruda la situación, ya que no todos los negocios tienen éxito y hay salones que apenas tienen clientes e ingresos.


CONCLUSIÓN PERSONAL

Quizás ha llegado el momento de sentarnos con una taza de té en la mano y revisar esta frenética historia que ha intentado reflejar las últimas décadas de la evolución de un sector que se está marchitando rápidamente.
En mi opinión el número de peluquerías por metro cuadrado de España es elevadísimo, el porcentaje de salones con baja capacitación técnica y empresarial es altísima, el número de peluqueros que ejercen ocupacionalmente es aterrador, el número de academias que no tienen ética profesional y mal forman peluqueros es excesivo y una lacra para la profesión.
Es imposible abastecer a todos los salones existentes ni con clientes ni con personal de calidad, así que va siendo hora de buscar soluciones.
Si os interesan mis propuestas podéis seguir leyendo, quizás vuestra opinión sobre mí cambie con las líneas que hoy habéis leído, en ocasiones me siento una inquisidora de la peluquería en potencia, pero lejos de querer perjudicar a nadie busco que nuestro sector en España mejore y eso, irremediablemente, pasa por un frío análisis de las posibles causas.

2.1 La mala educación

El primer foco de infección que atacaría sería la regulación de las academias.
Erradicar por completo las fábricas exprés de peluqueros mal formados.
Si no cuidamos la calidad de la formación de nuestros futuros peluqueros estaremos fomentando la perpetuación de la mala praxis y de los tópicos que los consumidores tienen tan aferrados en sus mentes sobre nosotros.
La sociedad de hoy demanda personal cualificado, educado y que tenga conocimientos más allá de la técnica.
Se deben trabajar aspectos como la presencia, la imagen, el trato al público.
Si un alumno no alcanza unos mínimos no se le debe permitir ejercer la profesión.

2.1 La mala praxis

Necesitamos inspectores del oficio que acaben con los salones que dañan irremediablemente nuestra profesión.
Salones que siguen utilizando harina y líquido de permanente para desrizar ( y si, aún los hay y de renombre que es lo peor!)
Salones que reinciden una y otra vez en la ilegalidad para con sus empleados con contratos inválidos, que no corresponden a la categoría del trabajador o que no reflejan las horas que verdaderamente trabajan.
Salones que rellenan sus productos de lavacabezas con productos de inferior calidad a la del envase.
Salones que permiten que su personal poco cualificado engañe al cliente y experimente con él nuevas técnicas o servicios recién aprendidos cobrando ese servicio con precio habitual.

2.3 La adecuación y renovación de conceptos

Necesitamos una mejora en la diferenciación del tipo de salones existentes. El sector de la restauración lo ha conseguido eficientemente, no es lo mismo comer en un bar que en un restaurante, y no es lo mismo una categoría que otra. El consumidor conoce las diferencias gracias a la labor de ese sector e iniciativas como la Estrella Michelin o la utilización de un número de tenedores para que el cliente pueda escoger más acertadamente y cubrir sus necesidades.
Quizás es hora de poner una placa que identifique los salones bajo criterios de calidad de servicio, producto y precio.

2.4 La apuesta por el aumento de la calidad y el precio

Contrariamente al pensamiento general que circula entre profesionales del sector el aumento de calidad y precio tiene múltiples ventajas.
Al aumentar el precio y mejorar el servicio podemos reducir el número de clientes diarios, mejorando nuestra calidad de vida y nuestra salud.
Apostar por un concepto personal y más exclusivo nos permite disfrutar más de la parte creativa y la falta de personal cualificado la podemos suplir con personal de apoyo.
Vuelvo a insistir en la figura de la recepcionista que tantos beneficios aporta a un salón ya que permite al peluquero rentabilizar su tiempo en el tocador.
La recesión convierte a los consumidores en buscadores de experiencias, buscan invertir mejor su dinero y eso permite a los salones exclusivos mantener e incluso aumentar su cartera de clientes.
Contribuimos a la mejora social de nuestra profesión y marcamos una brecha significativa que diferencia los salones económicos y aportamos razones de peso para que el cliente perciba las diferencias entre el personal profesional altamente cualificado y el que no lo está


Estos 4 puntos son para mí los más urgentes, así como la divulgación social de lo que un buen peluquero y un buen salón de peluquería son.

Solo os invito a bucear por internet y leer las experiencias, a veces traumáticas, de los consumidores de peluquería. Tenemos la manía de ver la paja en el ojo ajeno y protegemos nuestra imagen subconsciente no reflejandonos en malos ejemplos o fatídicos hechos. Nos falta mucha autocrítica.

Es hora de unirse por un bien común, de dar herramientas para el que se quiera reciclar, de examinar cada ciertos años  a los oficiales de peluquería y comprobar que están al nivel adecuado para seguir ejerciendo.

Nuestra profesión es preciosa, pero conlleva una responsabilidad altísima para con nuestros clientes, y hoy pagamos las consecuencias de un crecimiento totalmente descontrolado.

La economía sumergida, la falta de adaptación a los tiempos que corren, son tantos los factores que impiden evolucionar como grupo que necesitaría una vida extra para analizarlos todos.

Pero afortunadamente hay algo que no varía y que es insustituible; el capital humano.

Que tan valioso es ese trabajador que combina técnica con saber estar, que se informa, que invierte tiempo personal en mejorar, que ama lo que hace y tiene el don de seducir a sus clientes para que repitan y confíen en el.

En nuestra mano está el aprender a conservarlo, ya que solo un 20% de los que actualmente ejercen la profesión pertenecen a tan privilegiado ratio.

¿Dispuesto a revolucionar tu vida profesional?


Un pequeño paso es más valioso que el más grande de los pensamientos.

Un abrazo! Y a seguir creando y compartiendo!


lunes, 9 de febrero de 2015

Un “Italian Shave” por favor


Mi niño mimado, el ritual de mis ojos, mi favorito entre los favoritos…

Cuando un cliente pide cita para un “Italian Shave” no sabe que la persona que va a ser más feliz después del afeitado; soy yo.

Este ritual me obliga a poner toda mi atención, mi sentido del tacto en modo “aracnido”, mis vibraciones energéticas a nivel Dalai Lama y a manejar la navaja con soltura y firmeza al mismo tiempo.

Cuando el cliente me devuelve la sonrisa de satisfacción y relax total al darme la mano y despedirse os aseguro que mi felicidad se encuentra en porcentajes máximos, me quedo sin palabras, alcancé el Nirvana.

Por ello transmitir en los cursos lo que se siente es muy difícil, puedo explicar los pasos y el protocolo pero la experiencia os reserva un estado mental muy especial al final de vuestro aprendizaje.

Hoy quiero compartir con vosotros el secreto de mi sonrisa diaria y una de las claves de la felicidad; hacer felices a los demás! Y yo he encontrado en el “Italian Shave” una muy buena manera de conseguirlo.

Este servicio tiene un coste de 42 euros y una duración de 30 minutos. Entender que NYB está considerada una barbería de lujo es importante para no morir de un ataque al corazón al conocer el precio.

El 1er paso es preparar todo el material necesario a nuestro lado, de esta manera no extrañaremos ningún producto durante el proceso.

El 2º paso, colocar una toalla húmeda aromatizada en el calentador de toallas.

Recibir al cliente con una sonrisa y un firme apretón de manos, presentarnos y preguntar por su nombre.

Una vez se ha sentado en nuestra silla, colocaremos la capa lo suficientemente floja como para después colocar una toalla protectora.

En este momento explicar al cliente el protocolo que realizaremos, describiremos los productos que vamos a utilizar y el porqué, los métodos de desinfección, que tipo de navaja utilizas y recargamos con la nueva cuchilla para reforzar su seguridad en nosotros.

Colocamos la silla de barbero en posición y comenzamos!

Primero aplicamos la crema pre-afeitado. Yo utilizo Proraso Pre-shave cream, humedezco un poco mis manos para aplicarla con un masaje facial relajante.

La crema de afeitar la activamos con la brocha y agua tibia para conseguir una rica y brillante espuma que repartiremos generosamente por la zona a afeitar.

Colocamos la toalla caliente y ejercemos un poco de presión para relajar al cliente.

Al retirar la toalla procurar que se pierda la cantidad mínima e imprescindible de ambos productos, ya que no es una toalla para limpiar, su función es humectar y ablandar la zona.

Volvemos a aplicar una generosa cantidad de espuma y afeitamos.

Tras el afeitado colocamos la toalla caliente de nuevo. En esta ocasión dejaremos el rostro limpio completamente.

Un suave masaje con aftershave indica al cliente que el servicio está llegando a su fin.

Con una toalla fría cerraremos los poros de la piel, calmaremos la leve inflamación producida por el afeitado y el uso de toallas calientes tonificando el rostro y refrescando al cliente. (Le llamo la toalla de los buenos días)

Por último, un masaje en el que mezclo técnicas de shiatsu con movimientos clásicos utilizando una crema hidratante es mi toque personal.

Retiramos la toalla protectora, reincorporamos al cliente con los movimientos de la silla y quitamos la capa.

Confirmamos que el cliente ha quedado satisfecho con el servicio, y nos despedimos agradeciendo su confianza, una sonrisa y de nuevo un firme apretón de manos.


Este ritual ha sido mi mejor antidepresivo. Os puedo asegurar que ver sus rostros te recarga las pilas. 
Si algún día os pasáis por la NYB, no dudéis de venir a probarlo! Me haréis feliz! De verdad! Y si no es a por el afeitado… dejar caer un saludito! Siempre seréis bien recibidos.

A seguir creando y compartiendo amigos!!!